Llegada de la vuelta al mundo a la antigua, sin GPS, sin radio, sin teléfono, en solitario, sin escalas ni asistencia, en 212 dias.

Jean-Luc Van Den Heede llegó el martes a Les Sables d’Olonne como vencedor de la Golden GLobe Race, atravesando el mítico canal de entrada al puerto, tal como hacen los participantes de la Vendée Globe cada cuatro años. Y como ellos, fue aclamado por el público de Les Sables, acostumbrado a recibir como héroes a los marinos que regresan tras su vuelta al mundo.

VDH, como se conoce a este marino de 73 años, atesora un extraordinario palmarés, con un segundo y un tercero en la BOC en el 86 y en el 95 y un segundo y un tercer puesto en la Vendée Globe del 90 y del 93. Siempre ha alcanzado un puesto en el podio en todas las regatas de vuelta al mundo en que ha participado.

Su barco Matmut, un Rustler 36 de menos de 11m de eslora, es el primero de los 17 participantes que zarparon de Les Sables hace 212 días. VDH ha empleado 100 dias menos que Sir Robin-Knox Johnson que venció la Sunday Times Golden Globe en 1969, la regata que recrea la Golden Globe Race de 2019. Como en aquella ocasión, los participantes, en solitario y sin escalas ni asistencia, no han disfrutado de teléfono, ni radio (sólo emergencias) ni GPS.  De esos 17 en la salida, tan sólo cinco siguen en competición, lo que da una idea de la dureza de esta regata.

Van Den Heede, que estaba haciendo su sexta circunnavegación al mundo, tuvo problemas en noviembre, cuando su mástil fue dañado durante una tormenta en el Océano Austral. Pensó dirigirse a tierra para reparar, pero, eso le habría descalificado de la regata, por lo que decidió ocuparse de los daños en alta mar, dando prueba de ingenio e imaginación.  Poco después, conseguía virar el Cabo de Hornos en primera posición.

"Hasta entonces nunca había abandonado ni una sola regata", dijo en la conferencia de prensa el martes. “Pero admito que escalar un mástil ya no está bien a mi edad. Subí siete veces.".

Por supuesto, Sir Robin Knox-Johnson, estaba en la línea de llegada para recibirle

Compartir esta Entrada