La FNOB, la Federació Catalana de Vela y la Base MINI Barcelona, han organizado dos coloquios acerca de la vela oceánica en el Espai del Mar del Salón Náutico de Barcelona: “La Organización de una regata de vuelta al mundo a vela” y “Haz el salto a la vela oceánica”.

En el primero, la idea era explicar algunos de los aspectos menos conocidos de la organización de una regata de vuelta al mundo, por ejemplo, las funciones de la Dirección de Regata, cómo se obtiene la financiación a base de patrocinio, la gestión de los necesarios apoyos institucionales o la obtención de beneficios fiscales, entre otros.

Cali Sanmartí, que participó en la segunda edición de la Barcelona World Race en 2010-2011 y fue miembro de la Dirección de Regata en la Vendée Globe 2012-2013, pudo explicar a los presentes y de primera mano, su punto de vista en tanto que participante primero y como miembro de la organización después. Joaquim Barenys, miembro de la junta del RCNB y de la FCV, con mucha experiencia como regatista y como organizador de regatas, destacó la necesidad imperiosa de contar con el apoyo de las instituciones de la ciudad a la hora de organizar un evento como una regata de vuelta al mundo, el modo en que acercarse a ese objetivo y la conveniencia de acogerse a los beneficios fiscales que prevé la ley para los patrocinadores de eventos que tengan la consideración de Eventos de interés público.

Por su parte, Oscar Iniesta, CEO de la Agencia Arenalia, con experiencia en eventos de vela oceánica, se refirió a la necesidad de evolucionar en la oferta del retorno a patrocinadores que, más allá de presencia de marca, a menudo un objetivo residual, busca la vinculación a valores como la sostenibilidad, la mejora de la comunicación interna o el testeo de productos en condiciones extremas, por ejemplo.

Finalmente, Dídac Costa, que ha participado en la Barcelona World Race y en la Vendée Globe, aportó la visión de los participantes, que, lógicamente ocupados en resolver los muchos y complicados problemas inherentes a la navegación, a la financiación de su proyecto o a la comunicación con los medios, a veces no es consciente de la infraestructura que se requiere en la organización de una vuelta al mundo a vela.

Oscar Trives, el moderador del coloquio, invitó a participar también a Santi Serrat, Director Editorial de la Barcelona World Race desde 2007 y a Victor Lavagnini, periodista de televisión que ha cubierto las tres ediciones de la regata catalana, que se encontraban entre el público.

 

“El salto a la Vela Oceánica”

El segundo coloquio, se refirió a la vela oceánica de base. El objetivo era explicar a los regatistas de vela ligera o de vela de crucero, que el salto a la vela oceánica no es tan difícil, o al menos, que es posible con un poco de ayuda. Algunos de los invitados explicaron su experiencia en este “salto”

Dídac Costa se refirió a su trayectoria hacia la vela oceánica profesional, que, por ahora, culmina en la participación en la última Vendée Globe, la vuelta al mundo sin escalas ni asistencia. Dídac antes de sus vueltas al mundo, pasó por la que se considera la mejor escuela de la vela oceánica, la clase MINI 6,50 y expresó la enorme utilidad de su experiencia. En efecto, explicó que en la clase MINI se aprende a gestionar un proyecto en su totalidad, a 360º, y en el que lo más difícil es llegar a la línea de salida.

Anna Corbella, presente también en la mesa, definió la participación en la Mini Transat en algo así como el premio a haber llegado a estar en la salida de la regata transoceánica. En el coloquio también participaron Marc Miró y Oriol Pujol, que es además el secretario de la clase en España. Marc se refirió a la dificultad de encontrar patrocinio, especialmente en clase MINI, por la relativamente poca visibilidad que ofrece a los patrocinadores el escaso interés de los medios de comunicación. Oriol por su parte animó a los regatistas más jóvenes que están activos en vela ligera, a acercarse a la Base MINI Barcelona, donde podrán hablar con otros navegantes, conocer de primera mano lo que significa un proyecto mini y buscar a navegantes que tengan el mismo objetivo para aprovechar otras experiencias y, porque no, compartir barco, proyecto o gastos.

Anna Corbella, que ha participado en dos ediciones de la Barcelona World Race y que, como Didac, ha hecho la MiniTransat, recordó a los presentes los objetivos de su proyecto, la Base MINI Barcelona: Ayudar a regatistas que quieran iniciarse en la clase que tengan como objetivo su participación en la Mini Transat y hacer posible su objetivo cometiendo menos errores. Anna explicó que, sin la ayuda de navegantes con experiencia, es prácticamente imposible conseguir este reto, que constituye el objetivo máximo para cualquier minista.

Compartir esta Entrada