La FNOB trabaja con el objetivo de organizar la cuarta edición en 2022-2023

La Fundació Navegación Oceànica Barcelona (FNOB) comunica que el pasado 22 de marzo de 2018, en la reunión del Patronato de la Fundación constituido por los patrones: el Ayuntamiento de Barcelona, representado por la Sra. Marta Carranza, comisionada de deportes del Ayuntamiento de Barcelona y presidenta de la FNOB; la Cambra de Barcelona (Cámara de Comercio), representada por el Sr. Xavier Carbonell; el Port de Barcelona (Puerto), representado por su presidente, el Sr. Sixte Cambra; y la Fira de Barcelona (Feria), representada por el Sr. Luís Conde; con la participación del Sr. Xosé-Carlos Fernández, director general de la FNOB, y de común acuerdo, se decidió la suspensión de la celebración de la cuarta edición de la Barcelona World Race 2018-2019 que tenía prevista su salida el día 12 de enero de 2019.

Una serie de circunstancias desfavorables han propiciado que el patronato haya tenido que tomar esta dolorosa decisión.

La consideración de la Barcelona World Race como evento de "excepcional interés público" en los presupuestos generales del Estado, solicitada inicialmente en 2015, se ha visto retrasada como consecuencia de la prórroga de los presupuestos generales del Estado a 2016 y la convocatoria de elecciones de diciembre del mismo año 2015, que, al haberse de repetir por no alcanzar mayoría, en junio de 2016, no ha podido hacerse efectiva hasta abril de 2017. Aun así, la necesaria constitución de la Comisión Interadministrativa que define los planes y programas que articulan el patrocinio de la regata, no se podrá celebrar hasta el próximo mes de abril de 2018. Estas circunstancias han dificultado de una manera extraordinaria las posibilidades de búsqueda de patrocinio en el periodo normal según la planificación habitual de comercialización de la regata, retrasando en más de dos años el proceso previsto en el Plan Director.

Por otra parte, el clima de indefinición institucional y falta de estabilidad política que vive nuestro país en este último año ha dificultado aún más esta comercialización. Los patrocinadores potenciales han manifestado su desconfianza al no poder estar seguros de contar con el apoyo institucional que necesariamente debe garantizar un evento deportivo de estas dimensiones, que requiere una fuerte inversión en patrocinio privado, y que es, en definitiva, la única fuente de financiación de la regata. La situación no permite, por tanto, ofrecer garantías para que el patrocinio que está en fase de negociación o en pre-acuerdo se llegue a concretar sin incidencias.

Y por último, en las últimas semanas, las informaciones aparecidas en los medios de comunicación en relación al impacto previsto en los presupuestos generales del estado de los acontecimientos de especial interés público, y el cambio de criterio en la utilización de los soportes publicitarios por parte del Ministerio, ha generado incertidumbre en el mercado del patrocinio.

Sin embargo, aunque este escenario dificulta concretar el patrocinio, el otro pilar del éxito del evento, la participación internacional, ha avanzado muy favorablemente. El posicionamiento de la regata en el calendario internacional de vela oceánica no ha hecho más que mejorar en los últimos tres años. La FNOB es miembro activo de la Asamblea General de la Clase IMOCA, consolidando la BWR como uno de los dos pilares fundamentales del calendario IMOCA, junto con la Vendée Globe. En este sentido, la buena acogida del cambio de formato que se ha incorporado a la regata (salida el 12 de enero, con parada obligatoria en Sídney y posibilidad de cambio de co-skipper) ha estimulado el interés de participación entre todos los equipos de la clase. Tanto es así que, a estas alturas, siete equipos han confirmado su participación y disponen del presupuesto necesario para hacerlo, y a diez meses de la salida, hay otros 11 equipos que se encuentran en el proceso final de captación de recursos.

Por otra parte, la coordinación con los organizadores de la Vendée Globe, la regata de referencia en el calendario de regatas de vuelta al mundo, con 30 equipos en la salida de la última edición, ha sido una pieza fundamental en el interés de los equipos en la participación en la Barcelona World Race, dado que esta será calificadora y selectiva para los equipos que quieran participar en la regata Vendée Globe. Por lo tanto, la complementariedad entre ambas regatas no ha hecho más que incrementar el interés por la BWR.

En consecuencia, esta suspensión no se debe a la falta de interés de equipos participantes, ni de patrocinadores interesados, ni de apoyo internacional, sino a la imposibilidad de concretar el patrocinio en los plazos estipulados.

A pesar de la labor realizada hasta ahora por el equipo de la FNOB, en coordinación con la clase IMOCA, no es posible organizar en 2018-2019 la cuarta edición de la BWR por las razones expuestas. Sin embargo, a partir de hoy, la FNOB y la Clase IMOCA empiezan a trabajar para la próxima edición de la Barcelona World Race, que será la cuarta y se celebrará en 2022-2023.

La FNOB, y todas las personas que componen la organización, continúan trabajando dentro de su marco estratégico articulado en los cuatro ejes: deporte, educación, ciencia y empresa, con el fin de trasladar al territorio todos los beneficios y oportunidades que estos pueden proporcionar y, en consecuencia, consolidar Barcelona como centro de referencia en vela oceánica internacional, así como en la gestión del talento, emprendimiento e investigación en el ámbito de la náutica, considerado estratégico para la actividad económica de la ciudad de Barcelona. Los proyectos iniciados los últimos años siguen adelante adaptándose a las nuevas circunstancias.

El Ayuntamiento, comprometido también con el deporte de la vela en la ciudad, trabajará conjuntamente con la FNOB, como institución municipal de referencia en el ámbito de la vela, para garantizar el desarrollo de un calendario de eventos de nivel internacional en la ciudad de Barcelona. Son un buen ejemplo las Extreme Sailing Series, el espectacular Campeonato Mundial de catamaranes voladores que disputaron por primera vez en 2017 un acto en la ciudad, coorganizado por la FNOB, y que tienen comprometida su celebración en el frente marítimo de Barcelona hasta el 2020.

Compartir esta Entrada