La salida estaba prevista inicialmente para el viernes, pero las durísimas y cambiantes condiciones meteorológicas obligaron a la Dirección de Regata a retrasar hasta hoy domingo la salida. El recorrido, tradicionalmente a Baleares, también se ha visto modificado por la misma razón.

La tercera de las tres regatas de Clase Mini 6,50, inicialmente previstas para este verano e inicio del otoño en el litoral de Barcelona, también ha sufrido retrasos por las condiciones meteorológicas. La regata Mini Barcelona es una cita obligada cada dos años para la clase en Barcelona, once ediciones son la mejor prueba del éxito de la organización del Reial Club Marítim de Barcelona.

Si bien la primera de la serie, la regata Mare Nostrum organizada por el Club Nàutic Garraf, se pudo celebrar sin incidencias, la segunda, la Regata Base Mini Barcelona, organizada por la FCV y la FNOB, con la colaboración del RCNB, se retrasó varias veces, Primeo por las condiciones sanitarias en dos ocasiones y finalmente por la meteorología. En la tradicional Regata Mini Barcelona, que este año celebra su 11ª edición, la organización ha tenido que modificar la fecha de salida y el recorrido por unas condiciones que anunciaban rachas de más de 45 nudos en el mar balear. La Tramuntana al norte y el Mestral al sur han hecho imposible el recorrido originalmente previsto para la flota de Mini 6,50.

Finalmente, la dirección de regata, formada por los responsables deportivos de la Base Mini Barcelona-FNOB, Anna Corbella y Oriol Pujol, que cuentan con la ayuda del experto en meteorología aplicada a la náutica, Gabi Perez, han tenido que ir retrasando la regata hasta hoy domingo.

La flota, compuesta inicialmente por 19 participantes, se ha visto reducida a 16 ministas, de los cuales 9, son miembros de Base Mini Barcelona. Los cambios en el programa han hecho difícil compaginar la regata para algunos.

Zarparan a las 13:00h del hoy domingo rumbo a Tossa de Mar, donde viraran una boya situada a 1 milla de su famoso faro, rumbo a Vilanova. Repetirán a continuación este mismo recorrido costero, que les garantiza unas condiciones de viento gestionables, para llegar a Barcelona, probablemente, en la madrugada del martes.  

También en esta ocasión el IMOCA Escuela de la FNOB, acompañará a la flota en labores de seguimiento y seguridad, como ya lo hizo en la Regata Base Mini Barcelona. Cuenta con una tripulación de profesionales experimentados en Clase Mini 6,50, con un médico y un capitán de la MM a bordo. La FNOB ha cedido el uso de su histórico barco al RCMB para contribuir a la seguridad de la flota también en esta regata.

El incremento de regatas, iniciativas y practicantes de la clase en Barcelona proporciona una formidable oportunidad para la ciudad en esta clase, la puerta de entrada de la vela oceánica profesional. La FNOB colaborara y colaborará por tanto con las iniciativas ayuden a consolidar a Barcelona, sus clubs y sus instituciones, como el referente indiscutible de la Clase Mini 6,50 en el Mediterráneo.

Compartir esta Entrada