Hace tres años Bernard Stamm y Jean Le Cam, líderes de la Barcelona World Race doblaban Hornos, el gran reto de la vuelta al mundo. El mítico cabo, que será aún más duro de navegar en la próxima Barcelona World Race, es también un reto para la seguridad y una referencia para la sostenibilidad medioambiental de la Tierra.

Para rememorar el paso de la flota de la última edición, la Barcelona World Race empieza su “semana de Hornos” con contenidos especiales en redes sociales y web.

Hace tres años Bernard Stamm y Jean Le Cam, líderes de la Barcelona World Race doblaban Hornos, el gran reto de la vuelta al mundo. El mítico cabo, que será aún más duro de navegar en la próxima Barcelona World Race, es también un reto para la seguridad y una referencia para la sostenibilidad medioambiental de la Tierra.

Para rememorar el paso de la flota de la última edición, la Barcelona World Race empieza su “semana de Hornos” con contenidos especiales en redes sociales y web.

A las 01:00 UTC (02:00 de Barcelona, 22:00 hora de Chile) de hoy, tres años atrás, el Cheminées Poujoulat, impecablemente gobernado por Bernard Stamm y Jean Le Cam, doblaba el mítico “cabo del fin del mundo” como líder de la Barcelona World Race. La atención del mundo oceánico volvió a converger en el punto más austral del continente sudamericano para seguir el paso del cabo más difícil de doblar desde que se descubrió para nuestra historia hace cuatro siglos. 

Culminaron así la navegación por el Gran Sur tras rodear la Antártida, y comenzaron a remontar el Atlántico después de 55 días y 13 horas. Habían recorrido ya por tanto 16.400 millas teóricas (30.373 km) y les quedaban 6.900 más (12.779 km) para finalizar la regata. "Hace cinco semanas que navegamos con condiciones de mucho viento y ola, y con frío. Ahora giraremos a la izquierda, hacia el norte y hacia temperaturas más clementes”, explicó Le Cam. Stamm declaró: ”Es un punto de paso importante que nos permite volver a subir. Es un paso especial, cargado de historia. Es todo eso a la vez”

La significación deportiva del paso por Hornos es muy especial por dos razones: culmina la navegación infernal por el Gran Sur y obliga a una estrategia meteorológica muy cuidadosa, pues los temporales y las condiciones del oleaje son especialmente violentos en los 56ºS de latitud del cabo. En la próxima Barcelona World Race 2018/19 que tiene su salida el 12 de enero y hace escala en Sídney, la flota doblará Hornos a finales de marzo, ya iniciado el otoño austral, por lo que las probabilidades de que la flota se encuentre con condiciones difíciles para la navegación aumentan.

Chile, entorno único y salvaguarda

La Armada de Chile, que tiene bajo su protección una de las zonas marítimas más extensas del mundo, estará de nuevo en Hornos velando por los regatistas. Desde el Centro Coordinador de Búsqueda y Salvamento Marítimo (MRCC) en la zona, reforzará el dispositivo de seguridad para el pasaje de la flota de la Barcelona World Race y será la mejor garantía para los navegantes.

La zona terrestre que rodea el cabo de Hornos es también excepcional para la salvaguarda del equilibrio de la Tierra. Guarda los ancestrales secretos de la vida en nuestro planeta, con parques naturales que se extienden por la Tierra del Fuego que son un singular modelo de gestión medioambiental.

Compartir esta Entrada